La cara B de «Claros en mis noches», de Frodo García-Conde

Exposición: «Claros en mis noches» del artista Frodo García-Conde De los Ríos
Home > Blog > Cultura > La cara B de «Claros en mis noches», de Frodo García-Conde
~|elegant-themes~|elegant-themes-icon~|

Convocatorias, Cultura

La muestra que ha estado expuesta desde el 16 de septiembre hasta el 12 de noviembre en FMG describe el sentimiento de devoción y respeto hacia todos los seres de la naturaleza

Frodo García-Conde De los Ríos, fotógrafo creador de la exposición «Claros en mis noches», que se expuso en la Sala Ponce de León de la Fundación MAPFRE Guanarteme entre septiembre y noviembre, se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid en 2006, aunque previamente ya había estudiado en la Escuela de cine “Cámara e iluminación” en 2002.

Su trayectoria profesional le ha permitido ser director de fotografía de su propia productora, donde además desarrolla labores como fotógrafo. Además, con Dedo gordo -su productora-, ha rodado varios documentales en países como El Salvador, Guatemala, Israel, Palestina, Senegal o Guinea Bissao. Sus proyectos han sido expuestos en salas y festivales alrededor de toda España, y ahora, suma a su lista la Fundación MAPFRE Guanarteme.

Se trata de una obra que habla del paso del tiempo, algo que se hace patente en cada fotografía. A modo de ventanas, cada imagen hace referencia a escenas de la naturaleza y reflexiona sobre las preguntas que produce la contemplación consciente de esa realidad. Por otro lado, las imágenes que conforman la exposición son instantes que, lejos de aparecer congelados, nos abren un paréntesis mostrando vida propia. Como sucede en muchos sueños, la complejidad no subyace en la forma sino en las capas de significados, “en esas fantasías puede haber mucha verdad”, describe el autor.

Caballo blanco, Nube blanca, Urraca, Árbol, Gaviotas con mar, Gaviotas con humo, Gaviotas con ventana, Ermita, Hierve el Agua, Medianoche, Mediodía, Montaña sagrada, El perro y el conejo, Viento, Mar, Incendio, Bosque y Sueño, son las 18 obras que componen la exposición.

El proyecto en su conjunto respira un significado universal: el sentimiento de devoción y respeto hacia todos los seres de la naturaleza, algo que muy probablemente tenga un fuerte arraigo en su persona por todos los países de África que ha visitado, pero sobre todo por su lugar de origen, Canarias.